EL FENÓMENO ESTOPA
MAGAZIN MUSICAL www.m3.fm

Cuando un grupo vende más de 800.000 ejemplares de su primer disco evidentemente se convierte en un fenómeno musical e incluso social, no hay duda. eso es precisamente lo que han conseguido hasta la fecha los hermanos Muñoz, David y José Manuel, que no cesan de repartir estopa desde el número 1 de la lista de ventas en las peligrosas navidades del 2000, cargadas de recopilatorios y de discos que se sabía que iban a vender como roscos.

Pero la cifra no se queda en esas seis cifras -superar los tres cuartos de millón, un sueño de ventas para cualquier artista veterano- ya que hay que sumarle las copias caseras que cada cual consigue a su manera y lo que es más grave, las procedentes de la piratería, que tiene cada vez el parche más grande.

La Compañía (Ariola) puso mucha carne en el asador -músicos de primera, exitoso productor, video clips cuidados, promoción abundante...- y comenzó a recoger poco a poco. Fueron escalando posiciones, lentos, pero con paso firme, en la lista de ventas, hasta instalarse en verano, durante 5 semanas consecutivas, en lo más alto del ranking, con el consiguiente mosqueo del personal del resto de discográficas, que jamás hubiera imaginado semejante situación.

Pasado el estío, aguantaron en la cabeza, pese a los impactos de los lanzamientos más esperados. Cabía esperar que los repartidores de premio otoñales se fijaran en ellos,... y así fue: ya tienen las baldas llenas. Y la fiebre se ha vuelto a desatar, de nuevo directos a la posición más deseada, un número 1 rotundo, desembocando en un primer momento en las portadas de revistas adolescentes e incluso haciendo abdicar a la mismísima Rolling Stone que se rinde ante la evidencia.

El público que abarrota sus multitudinarios conciertos domina los textos de sus canciones  de cabo a rabo. El enfurecimiento de las disqueras se multiplica a mayor velocidad que el del crecimiento de sus seguidores.

Y como ocurre con todo fenómeno que se precie, los detractores aparecen por doquier al doblar cualquier esquina y lo peor es que vienen indignados por La raja de tu falda y Tu calorro. Si no se a que viene tanto alboroto, hay un hecho evidente y palpable: han resucitado la rumba popera, han creado un álbum excelente de este estilo que carecía de estandartes tras la desaparición del panorama musical de Los Chunguitos o Los Chichos, entroncan con la fuerza de unos Seguridad Social o con la juerga de Peret, aportan juventud a un género envejecido, convencen tanto a los seguidores de las Niña Pastori como a los de Camela, tanto a los de El último de la fila como a los de Las Grecas. Son frescos y emplean canciones directas, de estribillo facilón y texto acorde a la edad de sus componentes. Ingredientes básicos o mágicos para editar un disco en el momento preciso. Vamos que lo que está muy claro es que no volverán a la fábrica de coches de la que partían, ya que esto tiene toda la pinta de dar todavía mucho más de sí. Como inicio los Reyes Magos, ¿cien mil más?, seguido las rebajas de enero, ¿otras cien? y suma y sigue. De manera que con estos augurios Albert Plá pierde parte de razón con aquella frase suya que decía no sólo de rumba vive el hombre.