ESTOPA: ¡TENEMOS UNA PREGUNTA PARA USTED!

  (29 de Febrero de 2008)

  • El dúo se enfrenta a las preguntas de 14 aficionados muy especiales

  • El resultado, una entrevista... diferente

Pablo Gil (La Luna de Metrópoli)

Los Zipi y Zape del pop español publican esta semana 'Allenrok' (Cornellá escrito al revés), un variado conjunto de canciones que, por primera vez tras cuatro álbumes, tres millones y medio de ejemplares vendidos y nueve años de trayectoria, han producido ellos mismos.

La gira de rigor comenzará el 29 de mayo y, para hablar de todo ello, los hermanos Muñoz (David, de 32 años, y José, de 30) se enfrentaron a un cuestionario elaborado por un equipo especial de aficionados de Estopa.

 

 

ANDREU BUENAFUENTE.- ¿Os reconocéis como unos románticos empedernidos?

David.- (Risas) Románticos no, la verdad. Tenemos nuestros momentos romanticones...

José.- Y_otros más asalvajados.

David.- Seríamos 90% asalvajado y 10 % romanticón.

Buenafuente.- ¿Con que os quedáis, con el proceso de preparación del disco o con las giras?

David.- Ésa se la sabe él. Nos quedamos con el proceso de creación desde el minuto cero, cuando no hay ni una melodía ni una letra, hasta que empieza a haber algo. De repente acabas la gira, te vas de vacaciones, y luego vuelves y estás en casa haciendo lo que es vida de vacaciones: levantarte tarde, comer pollo y pizza (risas)... La guitarra la tienes ahí en el comedor, pasas, la miras de reojo, hasta que un día la coges sin saber por qué, porque para nosotros la guitarra es un mataburrimientos, una consola más... Y llega un momento en que empezamos a juntarnos, y eso de crear la canción de la nada es lo mejor del mundo... Además es que no tenemos espíritu feriante, eso de viajar y tal. No venimos de estirpe de músicos, somos más sedentarios.

Buenafuente.- ¿Qué cantante invitaríais para una canción vuestra, si tuvierais carta blanca para elegir?

Jose.- A Joaquín Sabina. O al Robe, de Extremoduro.

David.- A mí me gusta un rapero que se llama Supernafamacho, así malote, tocho...

José.- Y, arriesgándonos un poco por la marcianada que podría salir, a Albert Pla.

 

 

EL GRAN WYOMING.- ¿Sois partidarios de que los caballeros se depilen las piernas como Beckham?

José.- ¡Hostia, no!

David.- Nosotros somos partidarios de que cada uno haga lo que le salga de las piernas.

 

 

JUAN RAMÓN LUCAS.- ¿Dónde escribís las canciones, dónde están guardadas sus letras?

David.- ¡Qué cabrón...! No están, no existen, no están escritas en ninguna hoja ni cuaderno. De hecho, las letras las transcribió, escuchando la maqueta, una chica de la editorial, y metió un montón de gazapos.

José.- Es a base de repetición. Nos ponemos sofá contra sofá con las dos guitarras y lo que va saliendo. Puro 'brainstorming' (risas). Además, la memoria es selectiva y se queda con lo mejor.

David.- Salen muchas melodías pero, de repente, hay una que te vuelve una mañana. Ésas son las buenas.

J.R. Lucas.- ¿Qué os inspira más, el inodoro o la ducha?

David.- La ducha, claro.

José.- Da mucho juego, tiene una acústica especial, y te puedes soltar con cualquier tontería, sin miedo a nada.

David.- La raja de tu falda salió en la ducha (risas). Y, a parte, yo me tiro una hora en la ducha, hasta que no me acabo algo que me gusta no salgo (risas).

 

 

FLORENTINO FERNÁNDEZ.- ¿Por qué la vida empieza al revés?

David.- La verdad es que es una putada nacer niño, porque molaría morir siendo un niño...

Jose.- ... Y pasar la vida al revés, siendo cada vez más inocente. Pero, mira, la vida empieza al revés porque es injusta.

La Luna de Metrópoli.- ¿En qué sentido?

David.- Pues porque al final mueres, ya te han contado la peli nada más empezar. A mí me gustaría que hubiera un poco de incógnita.

La Luna de Metrópoli.- O sea, que no creéis en Dios.

David.- No.

José.- Somos ateos por la gracia de Dios.

La Luna de Metrópoli.- ¿Y_sois muy niños?

David.- Sí, no podemos evitarlo.

Jose.- Siguen gustándonos las consolas, los dibujos animados, los cómics...

David.- Cosas frikis, frikis.

José.- Bola de dragón, Chicho Terremoto (risas), Los Simpsons...

David.- Y en cómics estamos bastante al loro de lo que sale. Ahora estamos muy pillados con Civil War (narra la trama con numerosos detalles).

La Luna de Metrópoli.- La visión fantástica de la realidad también se refleja en las letras de Estopa, ¿no?

David.- Sí, mezclar realidad y ficción es una constante en nuestras letras, que al final pierdas la noción de dónde acaba la realidad y empieza la ficción. Somos unos niños muy fantasiosos, tenemos la cabeza siempre en las nubes.

 

 

GABRIEL ELORRIAGA.- 'Allenrok', que homenajea a Cornellá, es el primer disco que producís vosotros mismos. En mi opinión es vuestro álbum más rumbero. ¿Se puede decir que los verdaderos Estopa son los que suenan en este disco?

Jose.- De hecho, éste se podría considerar casi nuestro primer disco verdaderamente...

David.- Hemos ido ganando terreno al productor. En el primer disco estábamos al 50%...

Jose.- Porque nunca habíamos tocado una batería; nosotros hacíamos las canciones a dos guitarras hasta ese momento...

David.- Y_ahora por primera vez hemos sido nosotros al 100%. Todo lo que se nos ha ocurrido, lo hemos metido. Es lo mejor que podíamos hacer, porque en el arte no hay terceras opiniones, ni segundas. Está la tuya y que nadie ponga barreras a tu imaginación.

Jose.- En los dos discos anteriores ya habíamos coproducido. Necesitamos ese proceso de aprendizaje y ahora decidimos saltar sin red.

La Luna de Metrópoli.-- ¿Y_es el CD más rumbero?

David.- Bueno, eso lo habrá pensado por el primer tema ('Cuando amanece'), que es muy rumbero, lo que la gente dice "muy Estopa" (ríe), que eso me hace gracia, porque es como si fuera algo, "muy Estopa", aunque a mí me hace ilusión.

Jose.- Hemos querido dar un color diferente a cada canción...

David.- Es importante que en un disco pasen cosas, que sea como una peli. ¿Calorrillo? Sí, pero también rockero, y popero y medio r&b o hip hop y hasta de heavy pesadote...

 

 

GASPAR LLAMAZARES.- Estopa es el grupo favorito de mi hija Gema, de 15 años, que irá a veros seguro en directo este verano. ¿Qué tenéis preparado para la próxima gira?

David.- Pues tenemos que comernos la olla para quitar canciones que nos parecen imprescindibles y hacer un buen repertorio, componer un cuadro entretenido como el disco.

Jose.- Porque hay canciones que crees que las vas a tocar siempre, pero luego te van saliendo más...

David.- También vamos a hacer una escenografía especial, que nunca lo habíamos hecho.

Jose.- Con sus bloques...

David.- Sus bloques. Un decorado que representa los bloques de una calle y las ventanas serán pantallas de plasma, aparte de una pantalla grande detrás...

Jose.- Y_por abajo todo lleno de puertas de los portales, por las que se podrá entrar y salir...

David.- En plan Manhattan.

Jose.- Y este año vamos a hacer la mitad de conciertos...

David.- Llevamos nueve años tocando sin parar y ya los pueblos se nos acaban. España es grande, pero no tanto (risas).

Jose.- No queremos ser los Rolling, sino tratar la música como un arte. No vender el alma al diablo...

La Luna de Metrópoli.- ¿Es una decisión tomada por circunstancias personales?

David.- Pues sí, también.

La Luna de Metrópoli.- ¿Un retoño de seis meses, quizá?

David.- Algo hay de eso (sonríe), lo que pasa es que luego tú empiezas a dar excusas. "No, es que es marketing..." (risas).

Jose.- Pero, de verdad, nosotros no queremos ser profesionales en el escenario ni actuar cuando estamos cansados.

 

 

ELENA VALENCIANO.- ¿Qué opináis de las chicas de vuestra edad, las veis más allá de la raja de su falda?

David.- Joder con la eurodiputada (risas). A ver, nosotros tratamos a todo el mundo por igual, al margen de que sean chicos o chicas, jóvenes o mayores. Yo sí creo en la igualdad y no en las discriminaciones positivas. Tratamos a las mujeres como personas.

 

 

CARMEN MONTÓN.- ¿Comparte Estopa la necesidad de luchar contra el cambio climático?

Jose.- Hombre, es una cosa que preocupa. Porque no es normal que no llueva, que en invierno haga calor...

David.- Yo creo que la gente se está dando cuenta de que el progreso industrial tiene sus ventajas pero que hay que saber administrarlo para que la Tierra siga dando vidilla. Claro que nos preocupa...

Jose.- Pero es un tema que sigue dependiendo de las grandes potencias y empresas.

David.- Decirle a una persona que no se duche mientras están los campos de golf a lo bestia...

La Luna de Metrópoli.- Y, vosotros, de política, ¿qué opináis?

David.- Nosotros tenemos una opinión muy clara. Viniendo de nuestra realidad social, pues apoyamos al que defiende nuestros intereses. No es lo mismo votar a uno que a otro. Hay gente que está interesada en meterle en la cabeza al pueblo que la política es para los políticos, pero eso es algo franquista.

La gente sí que entiende y sí que debe hablar, porque la política al final es el precio del pan o de los pisos. Nosotros queremos un estado que defienda a los que no tienen dinero, que puedan ir al médico y a la escuela. Pero no vamos a hacer publicidad de ningún partido ni vamos a decir a quién votamos. En todo caso, somos de izquierdas y votamos siempre, aunque respetamos cualquier opinión.

Jose.- Porque tampoco nos gusta nada el pensamiento único. Puedes tener una ideología, pero no defender absolutamente todo lo que dice un partido...

David.- Es necesario ser crítico...

Jose.- Y hay quien dice que los políticos son sosos o grises, pero es que no deben ser showmans, sino hacer las cosas bien. Un buen presidente es como el bajista del grupo: que se note su presencia, pero sin sobresalir.

 

 

ARCADI ESPADA.- La inmigración es fuego y la política estopa, y viene el diablo y...

David.- Y sopla (ríe). Esto viene de un refrán que dice "la mujer es fuego y el hombre, estopa...". La inmigración es una consecuencia del hambre, no hay que buscarle más vueltas.

Jose.- Y este territorio llamado Tierra no es de nadie y aquí tenemos que vivir y repartirnos. Las fronteras al final son cosas que separan cárceles de paraísos privados, y siempre ha habido inmigración. Ahora lo que pasa es que vienen de fuera, pero nos tenemos que acordar de lo que vivieron nuestros padres y ser comprensivos. Cuando mi padre vino a Barcelona estuvo en un piso con 14 personas y una mujer que le cobraba por una cama...

David.- Como los árabes, que ahora mucha gente se queja.

La Luna de Metrópoli.- En la canción Descatalogando habláis de que no sois ni payos ni gitanos. Nacisteis en Cataluña pero vuestras raíces son extremeñas. ¿Cómo os sentís?

David.- Primero, personas.

Jose.- Hemos utilizado precisamente una rumba para desetiquetarnos...

David.- Para mí no es importante ser catalán o español, no es algo que me haga sentirme particularmente orgulloso. Has nacido y punto, y evidentemente somos catalanes, y en tu carnet pone España. Perfecto, pero no es nada especial.

 

 

JOSÉ MANUEL CALDERÓN.- De extremeño emigrado a extremeños emigrados, ¿echáis de menos las raíces?

David.- No, porque las tenemos en el subsuelo. Todas las Navidades, en Semana Santa y en verano vamos allí...

Jose.- A Zarza Capilla (Badajoz), el pueblo de nuestros padres. Es nuestra burbuja para deshinibirnos de todo el mundo laboral.

David.- Si lo ve José Luis Cuerda hace una peli. Es muy particular... En todo caso, nosotros no olvidamos el sitio en el que hemos vivido...

Jose.- En Cornellá decimos que somos de Zarza Capilla y viceversa. Y somos los mejores embajadores de Cataluña fuera, los primeros que decimos que los castellano parlantes vivimos sin problema, que no hay ninguna persecución. El tema es intentar entenderse: si dos personas no se quieren entender, no lo harán aunque hablen el mismo idioma.

 

 

EDU SOTO.- De todas vuestras canciones, ¿cuál es el quinteto titular: la base, las dos aleros y las dos pívots?

David.- Es que juega con nosotros al baloncesto, en Cornellá... Jose.- El Edu es un máquina.

David y Jose.- (Tras discutir varios minutos sobre las canciones, deciden:) El del medio de Los Chichos de base, repartiendo. Escolta, una que meta muchos puntos:_Como Camarón. Alero: Vino tinto. Y ahora dos pivots tochos: Pastillas de freno y Paseo, que es nuestro Charles Barkley, la más gamberra.

 

 

PERET.- ¿Qué es lo más importante que hay para vosotros en la vida?

Jose.- La misma vida.

David.- Para mí lo más importante son las decisiones, que son las que traen las consecuencias. Cuando creces, cada vez vas tomando más decisiones, y eso te cambia el carácter, hace que intentes ser... como más responsable...

Jose.- Y luego es importante tener un buen apoyo. Véase la familia.

David.- Por lo menos estar bien acompañado, ya sean unos padres o los amigos del piso, lo que sea. Gente con la que no haga falta hablar...

Jose.- Como decía John Travolta en 'Pulp Fiction'.

Peret.- Mirándoos el uno al otro, ¿os reconocéis o habéis cambiado con el éxito? David.- Pues a él ya se le veía venir para donde apuntaba (risas), ya el tronco seguía una dirección clara y, evidentemente, van saliendo ramitas...

Jose.- Y ahora estoy en la fase del capullo (risas).

David.- Yo diría que no ha cambiado en nada. Sigue siendo imposible enfadarse con él.

Jose.- La historia es que, como nos vemos tanto, pues no nos damos cuenta de los cambios. Para mí está siempre igual.

La Luna de Metrópoli.- ¿Seguís viviendo en Cornellá y haciendo la misma vida?

Jose.- Bueno, nos independizamos cuando tuvimos pareja...

David.- Pero estamos a un minuto de Cornellá. Yo vivo en Esplugas...

Jose.- Y yo en Les Corts, pero lo hacemos todo en Cornellá: la compra...

David.- El bar...

Jose.- Jugar al baloncesto.

 

 

MUCHACHITO BOMBO INFIERNO.- ¿Es verdad que en Santa Coloma hay mejor costo que en Cornellá...?

David.- ¡No! (Risas).

Muchachito.- (Final de la pregunta) Si no es así, queremos un pedido.

Jose.- (Carcajadas) Bueno, en cada sitio tendrán su historia.

David.- Y, oye, que al fin y al cabo se pilla lo que hay, da igual cómo sea.

Muchachito.- ¿Seguís perdiendo aviones por darle al palique en el aeropuerto inaugurando smoking points?

David.- Pues sí. Es que con él hicimos un smoking point improvisado en una zona que resultó que no era para fumar, y al final perdimos el avión.

Jose.- Pero, vamos, hemos perdido muchos aviones por darle al palique. Llegas una hora antes y, de repente, resulta que el avión ha salido.

David.- Entre que nosotros hablamos un montón y él también... Somos dicharacheros, qué le vamos a hacer.

Muchachito.- ¿Es cierto que en verdad no sois hermanos, que os conocisteis en una academia de Operación Ataulfo y, dadas la improvisación de 436 canciones y el parecido físico, decidieron sacaros un disco y decir que erais hermanos?

David.- (Sonríe). Sí, es totalmente cierto.

Jose.- De hecho, los que cantan son los que no cantaban en Milli Vanilli (risas).

 

 

JOSÉ MARÍA ÍÑIGO.- La fama, el dinero, el éxito, ¿no harán que dejéis de patear las calles y ver las gentes y locales que han sido fuente de inspiración para vuestras canciones, y que perdáis así la frescura de un lenguaje y unas situaciones reales como la vida misma?

Jose.- No. La fama hace que igual no puedas ir a sitios en los que hay mucha gente, pero vamos a los mismos bares de siempre y no nos merma que nos pidan un autógrafo. No puedes estar metido en casa todo el día como en una burbuja.

David.- Todo lo que hemos conseguido ha sido por suerte, eso lo tenemos claro. Jose.- Porque si le echas la culpa al talento, te dices, "¿pero cómo no voy a triunfar yo con el talento que tengo que me sale por los poros?" (Sonríe).

David.- Y eso puede hacer que te sobrevalores y que, cuando lleguen las vacas flacas, te pegue una depresión de la leche. Y a quien le guste Estopa, bien, y a quien no, pues a otra cosa.

José.- No queremos gustarle a todo el mundo...

David.- Y además es imposible.

J.M. Íñigo.- ¿Os veis en un escenario aún con 60 años como un Bob Dylan o un Joaquín Sabina?

Jose.- No somos de plantearnos el futuro, pensamos más en presente, a un mes vista como mucho. No sé, a lo mejor nos apetece seguir como Manolo Escobar, Peret y toda esta gente, hacer nuestros conciertos con 50 años...

David.- Lo que está claro es que no vamos a parar de hacer canciones. Es con lo que disfrutamos, lo que nos gusta.

J.M. Íñigo.- Una vez dentro del mundo comercial del disco y la radio musical, y conociendo sus alcantarillas, ¿qué es lo que más os ha sorprendido y molestado?

David.- A nosotros es que siempre nos han tratado demasiado bien, no ha habido nada que nos haya hecho pensar, "qué cabrón el tío este".

Jose.- Bueno, como esta pregunta abarca muchos sentidos, yo me quiero quejar de las infraestructuras que tienen las televisiones para la música en directo. Nos obligan a cantar en playback...

David.- Que lo odiamos...

Jose.- Lo que pasa es que no se quieren gastar la pasta, te quieren barato. Una ful...

David.- De Estambul.

 

(elmundo.es)

 

                                                                                                                           SI NO VE EL ÍNDICE, PULSE AQUÍ