ESTOPA NOS ABRE LAS PUERTAS DE SU PARQUE DE ATRACCIONES

  (14 de Febrero de 2008)

Estopa nos abre las puertas de su parque de atracciones

Dos años de silencio, 730 días sin los hermanos Muñoz y su «rumba que tumba», y de repente Allenrock
«¿Has escuchado el disco entero? ¿Qué te parece? ¿Te gusta?». Es lo primero que me preguntan nada más verme… Parece mentira que, habiendo vendido más de 30 millones de discos con cinco álbumes en su haber, aún conserven esa inseguridad de artista novel. Divertidos y cercanos como siempre, te piden tu opinión incluso para la elección de la tipografía de la portada del disco… «esta vez hemos grabado a nuestra bola: producción, composición… incluso el diseño de la carátula, que lo ha hecho un colega nuestro. Todo un artista». En ese momento, entra en la sala el jefe de producto, se los lleva y me piden que vaya con ellos… En la pantalla del ordenador, dos portadas de Allenrock, «¿qué tipo de letra te gusta más?» me pregunta David. En una aparece el logo de Estopa de siempre y en la otra el mismo logo pero como si hubiera sido escrito por un niño.

«En otras ocasiones, al terminar la gira, nos hemos hecho un buen viaje para desconectar, como cuando nos fuimos a la meca del videojuego, Japón» dice David y José añade: «esta vez hemos preferido hacernos un viaje interior y quedarnos en Cornellá; por las mañanas jugamos al baloncesto, a la hora de la siesta tocamos para molestar un poco a los vecinos (risas) y a eso de las ocho de la tarde hacemos una visita a La Española (bar de sus padres)». «Para componer lo que necesitamos es cotidianidad, vivir normal, jugar a la consola, jugar al básquet, estar con los colegas... Por cierto, el otro día me compré la Play 3, es una pedazo máquina, y con el PRO por supuesto», comenta orgulloso David.

Y es que, son jugones desde que tienen uso de razón, «desde la Nintendo de 8 bits», aclara José y añade: «para nosotros, componer es una buena forma de combatir el aburrimiento, igual que jugar con la Play. Yo creo que ambas actividades ocupan la misma región del cerebro, la de la evasión, creatividad y concentración ». «De hecho, hemos tratado de fusionar nuestros dos mundos favoritos, el de la música y los videojuegos, componiendo melodías instrumentales, sin letras y sin voces pensando en juegos que nos gustan. Hay una que se titula “Zetazetatop” que suena totalmente a carretera» explica David. «Los juegos de coches y las aventuras de acción nos gustan; pero los que más, los de deportes porque tácticamente se aprende un montón. Hay veces que, en un mismo día, quedamos por la mañana para jugar al baloncesto y por la tarde echamos unas partidas a NBA 2K para poner en práctica todo eso que no nos sale en un partido, en una cancha de verdad», cuenta José burlonamente. Y entre tanta Play, partidos de baloncesto y unas cervezas en La Española salieron 35 canciones, «pero sólo 12 terminaron pasando nuestro control de calidad; es decir, que consiguieron ponernos los pelos de punta», señala David y continúa diciendo: «además, hemos buscado que cada canción produzca la misma sensación que estar en un Parque de Atracciones; es decir, que un tema sea como montar en la montaña rusa, otro en los caballitos, en el pasaje del terror... de lo contrario todo sonaría igual». Así es el sello Estopa, música mestiza que mezcla guitarras rumbeadas, rock, energía y sentimiento, y esta vez además han plasmado su gusto por lo fantástico que conservan de su infancia: «nos encanta Tim Burton, Dimensión Desconocida, el Woody Allen de Escorpión de Jade... ¿has escuchado Pesadilla? Hemos creado un ambiente circense, surrealista, delirante... en este tema utilizamos música de cámara y coro de niños» dice David y José añade: «ya me imagino en un escenario interpretando Pesadilla, disfrazados y moviéndonos como marionetas (risas)».

 

(www.revistaplaystation.com)


                                                                                                                           SI NO VE EL ÍNDICE, PULSE AQUÍ