SOMOS COMO LAS TORTUGAS, NOS LLEVAMOS LA FAMILIA A CUESTAS

Estopa actua esta noche en el Polideportivo Pisuerga

David y Jose, los hermano Muñoz son los componentes de Estopa, uno de los grupos que más alto ha llegado dentro del panorama de la música nacional. Esta noche, en plena gira de su último trabajo, 'Voces de ultrarumba', este dúo de Cornellá aterriza en Valladolid dispuesto a dar el pistoletazo de salida de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo. David, el hermano mayor, es el encargado de desvelar alguna de las incógnitas sobre el grupo.

-Para esto de los conciertos en Valladolid hay últimamente muy mala suerte ¿No se quedarán afónicos verdad?

-Hasta la fecha no nos hemos quedado afónicos para ningún concierto. Llevamos, puffff... Unas 1.500 actuaciones y nunca hemos suspendido ninguna por problemas de voz.

-Después de tantos conciertos dados, ¿están ya cansados o siguen poniendo la misma ilusión que el primer día?

-Ahora es quizás cuando más estamos disfrutando de la banda y de nosotros mismos. Al principio era poner todo en su sitio, ordenar y asimilar muchas cosas. Ahora lo que hacemos es jugar de memoria y eso hace que seas más perfeccionista. Queremos que la gente se vaya pensando que ha escuchado el disco.

-¿Y cómo llevan unos tipos de la Seat cantar en la ciudad de la Renault?

-Los trabajadores no tienen patria. Todos somos de la misma clase. Da igual que seas de Renault, de Seat o de la Ford. Todos los asalariados son asalariados y nosotros venimos de gente que es asalariada.

-¿Recuerda su último concierto en Valladolid?

-Fue el cuarto concierto de la gira pasada. La verdad es que la gente de aquí es muy concertera y muy agradecida. Además de cantar, bailar y saltar se fijan en las letras de las canciones y eso para nosotros es muy importante.

-Si aún hay gente que no se ha enterado, ¿qué es Estopa?

-Es una palabra que tiene múltiples significados. Desde un caballo de carreras alemán que se llamaba Estopa, hasta lo que ponen los fontaneros para las tuberías, y hasta un refrán que dice 'el hombre es fuego, la mujer estopa, llega el diablo y sopla'. Tiene mucho juego. También se puede interpretar como dale estopa dale caña.

En los treinta

-¿Cada vez se acercan más a la rumbita y se alejan más de su juventud de Extremoduro?

-Nuestra niñez es rumbera, nuestra juventud roquera y ahora, en el jodido proceso de los treinta, estamos como con un poco de todo, pero siempre bastante aflamencadillo. Nosotros siempre hemos sido bastante 'cholillos', como se dice en Barcelona, pero reconocemos que el heavy nos pone las pilas.

-Les gusta el rap, el rock, Sabina ¿No dais la espalda a nada?

-Nos gusta la buena música sin etiquetas. Nos gusta Sabina, Serrat, La Polla récords, Kortatu, Los Calis... Hasta Chiquetete tenía un disco de puta madre.Un batiburrillo de cosas que han hecho que hagamos este sonido.

-Pero, ¿cómo se escribe una canción a cuatro manos?

-Uno hace la letra y otro la música, aunque intervenimos cada uno en lo otro. Como buenos hermanos, nos repartimos todo al 50%.

-¿Y su hermano no canta más canciones en los conciertos por que no quiere o porque no le deja?

-Mi hermano canta en todas las canciones. A él, como bien dice, le gusta subrayar las frases buenas y lo que hace es cantar las frases buenas por encima de mí. Es una decisión suya.

-Sus canciones tienen una mezcla de ritmos vertiginosos, de un comienzo lento a un estribillo muy rápido, ¿mantienen así al público despierto?

-Mantenemos al público alerta. Intentamos que la gente cuando escuche una canción no la escuche de fondo. Las canciones desde el principio deben hacer intuir que va a pasar algo y nuestra intención es que la gente mantenga el interés por la música y por lo que estamos contando.

Estopa ensaya

-El público ve el resultado, pero ¿cómo es un ensayo de Estopa?

-Mi hermano y yo tirados en un sofá con dos guitarras y cantando. El vecino tiene que estar frito. A veces nos dice que se sabe las canciones antes de que salga el disco (risas).

-En sus canciones hablan mucho de cañitas y bares, ¿es Estopa un seguidor de la cultura del bar?

-¿Cómo no vamos a ser seguidores de la cultura del bar si nos hemos criado desde pequeños detrás de una barra! Y qué le voy a hacer si yo nací detrás de la barra...

-¿Ha servido más cañas de las que ha bebido?

-Lo dudo. Hemos trabajado de camareros, pero si te pones una caña, te tienes que poner otra. Soy un auténtico tragador de cañas.

-Y después de un concierto, ¿hotel o 'afterhour'?

-Hotel, si no me pasaría como a Mick Jagger.

-A los conciertos se llevarán a la familia

-Sí, somos como tortugas, nos llevamos la familia a cuestas.

-Después de todo el éxito cosechado por ambos estos años, ¿se han sentido presionados en algún momento con su último trabajo?

-Nosotros componemos siempre sin ninguna presión. Si nos tenemos que tirar dos años componiendo, nos los tiramos y eso hace que seleccionemos las canciones que nos gustan realmente.

-¿Nunca han publicado una canción que no les haya gustado?

-Nunca. Escribirla sí, por ejemplo la primera que hicimos a un periquito y... bueno, era muy graciosa, pero no era muy buena.

-Hay muchos problemas con la piratería. ¿Con quince años creen que se bajarían música de Internet?

-Claro que lo haría. Pero lo que me preocupa es que haya la posibilidad de que la gente se pueda bajar música por Internet. Lo de compartir archivos con los amigos está bien, pero hacer negocio con eso ya no lo veo tan ético.

-¿Una canción de otro autor que le hubiese gustado escribir?

-'Me quedo contigo', de los Chunguitos. Esa canción dice «si me dan a elegir entre tú y mis ideas, me quedo contigo» y me parece muy bonito.

-Y dentro de unos años, ¿qué le gustaría que se recordase del dúo?

-De lo hecho hasta ahora, 'Como Camaron'.

-Entonces, ¿es la canción que nunca puede faltar en un concierto?

-Por supuesto. Aunque también, cómo no vamos a cantar 'En medio de los chichos', 'Vino tinto', 'Me falta el aliento', 'Pastillas de Freno', 'Fuente de energía' Hacer una selección de canciones es absolutamente suicida y difícil. Hay muchas canciones y la gente nos las pide todas y son solo dos horas de concierto.

-Cuanto terminen la gira, ¿a qué dedicarán el tiempo libre?

-Lo dedicaremos a todo lo que se pueda, a jugar a viajar, a viajar, a jugar... Jugar a cualquier cosa; a piedra, papel y tijeras, al baloncesto, al voleibol... A cualquier cosa.

 

 (Joana Galván/Valladolid/31-08-06)

(nortecastilla.es)

SI NO VE EL ÍNDICE, PULSE AQUÍ