¡Qué 'los Sardina' están aquí...!

Zarza Capilla -La Nueva y La Vieja- y Puebla de Alcocer se han volcado durante dos días con Jose y David, 'los Estopa', que han elegido el paisaje de agua y verde de la tierra en la que nacieron sus padres y abuelos para grabar el videoclip de 'Vino tinto', el segundo sencillo de 'Destrangis', su último trabajo.

«EH!, que los Sardina están en Puebla». Al grito de la quinceañera, una legión de admiradoras -tampoco faltan los chavales- se lanza a la busca y captura de una foto, un autógrafo, lo que sea, con Jose y David, 'los Estopa'.

La visita de los hermanos Muñoz ha cambiado la rutina diaria de dos localidades que no han escatimado esfuerzos para que los hermanos Muñoz tuvieran todo lo que necesitaban. Y ellos, encantados.

Todos les conocen, todos quieren saludarles, y ellos atienden cada petición. «Que mi hijo se llama igual que tú, David, y está loco porque le firmes un autógrafo, le des una foto o lo que sea». «Pues aquí estamos, señora, pa' lo que quiera».

En el mismo lugar en el que los vecinos de Zarza Capilla, Puebla de Alcocer y alrededores aprovechan cualquier momento para saludar a 'los Sardinas', está el bar de Chino. Es la Plaza del Generalísimo, en Zarza Capilla La Vieja.

Las paredes del único bar del pueblo son un pequeño museo, en el que los recortes de prensa de Estopa comparten sitio con una foto de los dos pueblos -el viejo y el nuevo, o el de arriba y el de abajo, como les llaman los zarzeños-.

El coro de admiradoras

Durante el rodaje de algunas tomas en el Castillo de Puebla de Alcocer, en un momento de descanso que Jose, David y la treintena de personas que componen el equipo de rodaje aprovechan para comer migas, el coro de admiradoras llama primero a uno y luego a otro. Ellos saludan, mientras esperan la orden para empezar a rodar.

Las muestras de cariño se reparten por igual entre Zarza Capilla y la Puebla de Alcocer, cuyos ayuntamientos mostraron desde el principio disposición plena para que el videoclip de 'Vino tinto' se rodara allí. Un deseo compartido por José y David, que tuvieron la iniciativa de grabar en la tierra de sus abuelos, sus padres, y también de ellos, y de la que guardan recuerdos de todo tipo.

Camino de los edificios semiderruidos de las Escuelas de Zarza Capilla La Nueva, David, el mayor de los dos hermanos, recuerda que «un edificio era el de los niños y otro el de las niñas, y en el pilón de la Plaza se ha bañado más de uno».

Junto a ellos, el padre, Pablo, que les acompaña siempre que puede, pero que prefiere permanecer detrás de las cámaras y los flashes, para ceder el protagonismo a los dos artistas.

SI NO VE EL ÍNDICE, PULSE AQUÍ